Participación ciudadana: su importancia para una sociedad democrática. @EndecsUninter #PolíticasySociales

Actualmente participar dentro dentro de nuestra comunidad se nos dificulta más, debido a la dinámica social que hoy estamos viviendo y un individualismo en aumento. Sin embargo, de continuar con esta poca participación ciudadana, podría llevarnos a una sociedad en decadencia, y eso se traduce en una menor calidad de vida.

Desde que nacemos formamos parte de un grupo social: la familia, y estas familias a su vez se organizan para generar una comunidad, que con el tiempo crece.  Esta sociedad se va organizando de acuerdo a sus valores de convivencia y a los acuerdos que se vayan generando (reglas y normas), con el fin de buscar un bienestar general, lo que comúnmente conocemos como bien común.

20134951-familia-en-todo-el-mundo-Foto-de-archivo.jpg
Fuente: Familia y Sociedad Ilustraciones y ficheros vectoriales de archivo

 

Y justamente el quehacer político se encuentra en la sociedad, en la búsqueda del bien común. Desde que formamos parte de una sociedad estamos destinados a participar en política, ya sea en la familia de acuerdo a los roles; en la empresa, siguiendo la normatividad organizacional; y en la sociedad como ciudadanos.

Pero ¿por qué decimos que ya somos seres políticos desde el momento de formar parte de una sociedad?

Si nos remontamos a la antigua Grecia, nos daremos cuenta que esta perspectiva ya existía, porque pensadores como Sócrates y Plantón ya estudiaban  cómo a través de los valores se obtenía un bien dentro de la polis. Así, un pensador, llamado Aristóteles, sintetizó y desarrolló el por qué el ser humano es un ser político por naturaleza (zoon politikón).

Somos seres políticos porque por naturaleza nos asociamos con otras personas en la polis o comunidad política (ciudad, estado, país). Algo interesante que pasa al vivir en sociedad es que buscamos subsistir, pero al ser seres políticos buscamos, principalmente, los rasgos morales del ser humano. Y es que solo en la comunidad política el hombre alcanza la plenitud, entendida como felicidad; es decir, el fin del hombre es ser feliz y lo logrará practicando la virtud.  De acuerdo con Aristóteles, esta plenitud se alcanzará practicando la bondad, y solo podrá hacerlo en sociedad. Mientras que, la persona que permanece aislada no puede alcanzar esta felicidad por no poner en práctica sus virtudes con las demás personas.  (Javier, 2004)

images-1Somos seres políticos porque buscamos el bienestar social de la comunidad en la que vivimos, y esto se replica a nivel macro (estado, país y a nivel mundial); es decir, buscamos crecer, desarrollarnos como comunidad para ser mejores y tener más oportunidades, esto se traduce en un índice de desarrollo humano[i] más alto .

Sin embargo, muchas veces nos olvidamos que formamos parte de un todo y que nosotros tenemos el poder de decir si o no, ya que nuestro actuar afecta a todos los miembros. Nos dejamos llevar por el conformismo y por la desconfianza hacia los servidores públicos y hacia las demás personas. ¡Y no hacemos nada!

 Nos olvidamos que nosotros llevamos a cabo un “pacto social”[ii]; ese contrato social que como personas organizadas establecimos de manera voluntaria para formar una sociedad, una institución llamada Estado.  ¿Con qué finalidad?  Con la finalidad garantizar orden y paz en un grupo de personas, a través de ideales convertidos en reglas y normas a seguir.  En resumen esta organización que formamos como ciudadanos de una comunidad lo hacemos en virtud de generar un pacto de unión entre los hombres que forma la “sociedad civil”.

“La auténtica realidad “natural” la componen individuos concretos que, de acuerdo con sus intereses y objetivos, “construyen” la sociedad civil y la sociedad política. Sobre la voluntad humana, libre y responsable, se sustenta todo el edificio social y político” (Fernández, 2001)

 

Es entonces, cómo las distintas sociedades establecen, mediante consensos, la forma en la cual participarán los ciudadanos. Así pues, se crean los tipos de gobierno, entre ellos la democracia, que en términos generales significa el poder del pueblo. Es decir, dentro de este tipo de gobierno, los ciudadanos tenemos el poder de elegir a los gobernantes, quienes administrarán los escasos recursos de una sociedad a través del poder. Ya que es en los sistemas democráticos donde recae la existencia de mecanismos de participación ciudadana. Cuanto mayor sea el nivel de participación ciudadana en los procesos políticos y sociales dentro de una sociedad, más alta es la democratización en el país.

participacion-880x470

Fuente: Siete Estrellas Socialmente

Por lo tanto, desde el momento en que decidimos formar parte de una sociedad, los ciudadanos debemos involucrarnos; debemos, en primer instancia, salir a votar,  participar en las elecciones para elegir a las personas, que a nuestro criterio, son las idóneas para darles el poder.  Porque, ¿qué pasa cuando no todos ejercemos ese derecho y obligación de votar?

Les dejamos a unos cuántos decidir por todos, cuando cada uno de nosotros formamos parte de una totalidad; y tiempo después nos quejamos del gobierno y lo culpamos de todos. Pero reflexiono sobre ¿de verdad tiene toda la culpa el gobierno?

En mi opinión la respuesta es no; el gobierno es responsable de muchas cuestiones administrativas de estado, pero nosotros somos responsables de que ellos estén ahí.

Les planteo un ejemplo:  En una comunidad compuesta sólo por 12 habitantes, de los cuales 10 pueden votar,  solo salen 6 a emitir su sufragio (60%) (Gráfico 1): tres votan por el partido morado (50%), dos por el partido rosa  (33%) y uno por el partido azul (16%).  Y evidentemente gana el partido morado porque tuvo mayor número de votos. (Gráfico 2)

Padron 1

Gráfico 1. Padrón electoral

Padron 2

Gráfica 2. Proporción de votos

Viéndolo en porcentajes, de ese padrón electoral solo votó el 60%, y de ese 60%, el 50% eligió al partido morado, pero si lo vemos con respecto a la totalidad de las personas que pueden votar (10 personas), solo el 30% de los ciudadanos eligieron a una persona o grupo de personas para que gobernara a una ciudad, estado o país, ¡SOLO EL 30%!  Menos de la mitad de los ciudadanos están eligiendo a un partido o a una persona.[iii] (Gráfico 3)

Padrón 3

Gráfica 3. Proporción del comportamiento del padrón electoral

En México, de acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE), en las elecciones intermedias de 2015 tan solo el 47.72% de la población que vota (padrón electoral) salió a las urnas a ejercer este derecho- obligación.  Esto nos refleja que los mexicanos no participamos en lo más elemental: las elecciones.  (INE, 2015)

Como ciudadanos deberíamos hacer más, ponernos las pilas y pedir que pavimenten las calle, que todas la luminarias tengan luz; más escuelas dignas y con clases de calidad… Nosotros como ciudadanos tenemos el derecho, y por qué no, la obligación de exigir que a aquellos a los que les dimos  el poder lo ejerzan con responsabilidad.

Para ello se han creado mecanismos como la transparencia,  rendición de cuentas y acceso a la información, en donde los ciudadanos podemos solicitar información sobre cómo se están ejerciendo nuestros impuestos y  en qué.

download-4

 

El reto es involucrarnos y ejercer una participación ciudadana más activa. La participación ciudadana es asumir nuestra responsabilidad como ciudadanos para generar las condiciones que nos lleven a la búsqueda y el alcance del bienestar para toda la sociedad.

 

 

 

 


 

[i] El índice de Desarrollo Humano (IDH) es un indicador sintético de los logros medios obtenidos en las dimensiones fundamentales del desarrollo humano, a saber, tener una vida larga y saludable, adquirir conocimientos y disfrutar de un nivel de vida digno. Para 2014, el IDH de México 0.756, posicionándolo a nivel internacional en el lugar 77. (United Nations Development Programme, 2015)

[ii] El punto de vista contractualista considera  que la sociedad es un producto artificial planteados por los individuos. Tiene su origen en un Estado de naturaleza anterior al Estado Social, y la transición a éste mediante un pacto voluntario entre los individuos con el fin de promover su seguridad y bienestar. Entre los autores que postularon esta teoría se encuentran: Thomas Hobbes (1588-1679), John Locke (1632-1704), y Jean-Jacques Rousseau (1712-1778).

[iii] Desde mi perspectiva, considero que se deben crear mecanismo para implementar la segunda vuelta electoral para evitar que los candidatos ganen por la primera minoría, y en cambio ganen por la mayoría absoluta (50% +1).

 

Fuentes consultadas

Fernández, E. (2001). La aportación de las teorías contractualistas. Madrid, España: Universidad Carlos III de Madrid. INE. (2015).

Sistema de Consulta de la Estadística de las Elecciones Federales 2014-2015. Recuperado el Junio de 2017, de http://siceef.ine.mx/campc.html?p%C3%A1gina=1

Javier, F. (2004). ¿Qué es la política? Tres respuestas: Aritóteles, Weber y Schmitt. Madrid: Catarata. United Nation Public Administration Network. (2010).

Democracia y participación ciudadana . Recuperado el 14 de junio de 2017, de http://unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/icap/unpan029956.pdf

United Nations Development Programme. (2015). Human Development Report. Recuperado el 14 de junio de 2017, de http://hdr.undp.org/es/indicators/137506#

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s